La gran demanda del ocio digital y las infraestructuras de Internet

Los cables submarinos son la base que permite el envío de gran cantidad de datos a gran velocidad

Aparador

Internet ha traído infinidad de mejoras en nuestras vidas cotidianas. Actualmente podemos comunicarnos al instante con familiares o amigos sin importar la distancia, trabajar sin necesidad de visitar la oficina y tenemos infinidad de opciones de ocio para ordenadores y móviles. La creciente demanda de Internet por parte de la sociedad, sobre todo de contenido HD en vídeos y juegos, requiere una infraestructura sólida para enviar tal cantidad de datos simultáneamente a una gran velocidad, algo que se consigue gracias a los cables submarinos.

El crecimiento del entretenimiento digital

Los usuarios demandan cada vez más contenido audiovisual. En este sentido, la tecnología en la nube se ha convertido en referente de sectores como los juegos de azar online. Los principales portales ofrecen juegos de azar directamente en el navegador, sin necesidad de instalar programas adicionales, para disfrutar de partidas rápidas en cualquier lugar desde el móvil, ya sea disfrutando de vacaciones, esperando tediosas colas o cómodamente en el sofá de casa. Por ejemplo, Genesis Casino España cuenta con varios modos de ruleta con una experiencia muy similar a la realidad, destacando el modo “En vivo” donde es posible chatear con otros jugadores en directo.

Asimismo, los servicios de televisión en streaming como Netflix se posicionan como sustitutos al formato tradicional. Dichas plataformas abandonan los horarios de programación rígidos para que sean los espectadores quienes decidan cuándo ver series y películas. Por otro lado, YouTube o Twitch también son medios de entretenimiento de creciente popularidad donde los propios usuarios son quienes crean el contenido. Hablamos de miles de horas de vídeo en alta definición disponibles al instante para millones de personas en todo el mundo, por lo que se necesita una buena infraestructura capaz de soportar tanto tráfico.

Cableados submarinos para una mejor velocidad


Para que los usuarios cuenten con la mejor experiencia posible en Internet, las principales compañías tecnológicas y los gobiernos de diferentes países disponen de una red de cableados que se reparten por todo el planeta, la mayor parte se distribuye en cables submarinos a través de los océanos. Nos referimos a más de 1,1 millones de kilómetros de cables, en su mayoría fibra óptica, sumergidos para transportar datos entre continentes. La instalación de estos gigantescos cables es compleja, requiere de estudios del suelo oceánico y rara vez se sitúan en línea recta, una actividad que requiere de unos dos años trabajo, teniendo después una vida útil de 40. Actualmente, Google trabaja para conectar Estados Unidos con la península Ibérica para reforzar las conexiones, no solo entre dichos países sino la de todo el mundo, al liberar otras rutas de una importante carga de información. Aparte de Google, otras empresas tecnológicas importantes como Facebook o Netflix tienen sus propios cableados submarinos. Existen alternativas vía satélite, pero con una infraestructura inferior.

Jugar o ver vídeos desde el móvil parecen tareas simples, pero detrás hay un colosal trabajo de telecomunicaciones, sobre todo una red de cableados en los océanos que pocos imaginan. Las compañías importantes seguirán creando nuevas rutas para que los usuarios puedan disfrutar de las mejores experiencias en Internet.

FUENTE IMÁGENES: PIXABAY

 

Edicions locals