¿Cuántos años dura una casa de madera?

Contingut patrocinat, Aparador

¿Cuántos años dura una casa de madera?
¿Cuántos años dura una casa de madera?

Aunque están muy moda, las casas de madera siguen sufriendo prejuicios sobre su durabilidad. Sin embargo, la madera es tan duradera como la piedra o el hormigón y tiene su lugar en la construcción immobilaria. Para convencerse de que la madera está hecha para durar en el tiempo, sólo hay que mirar a nuestro alrededor. Los edificios más antiguos, algunos de ellos milenarios, son de madera. Las casas de fachadas entramadas de la Edad Media, por ejemplo, siguen en pie, al igual que los armazones de castillos, iglesias y catedrales.

Lo más importante, para una construcción duradera, es elegir madera de calidad, procedente de bosques gestionados de forma sostenible. A partir de ello, se calcula que una casa de madera bien diseñada y cuidada puede durar hasta 400 años.

Un aspecto envejecido que le da autenticidad

La madera es un material natural, renovable y reciclable que requiere poco mantenimiento, ya que los constructores, como Pineca.es, eligen las especies de madera en función de su capacidad natural para resistir la humedad y lucha contra los hongos responsables de su maduración.

A medida que la madera envejece, desarrolla una pátina y adquiere un color gris normal, debido a la acción combinada del sol y del agua. Esta pátina no es un signo de degradación de la madera. Sin embargo, al desarrollarse la pátina, el color del revestimiento no quedará uniforme. Variará en función de la exposición al sol, el viento, la lluvia y la contaminación. Para que el cambio de aspecto sea mínimo y para que la pátina sea lo más uniforme posible, es aconsejable evitar las salpicaduras y favorecer una instalación vertical del revestimiento que permita que el agua escurra más rápidamente.

¿Cómo mantener su casa de madera?

La estructura de las casas de madera suele ser tratada por los constructores y no requiere un mantenimiento adicional. Sin embargo, el revestimiento, si es de madera, debe ser mantenido regularmente, así como los elementos expuestos al exterior. Los revestimientos naturalmente duraderos o tratados pueden dejarse sin acabado (sin tinte, pintura o aceite) si se acepta que su aspecto cambiará con el tiempo.

Si prefiere mantener una coloración uniforme, deberá esmaltar el revestimiento con un acabado microporoso que permita que la madera respire sin retener la humedad. La aplicación debe repetirse cada 3 a 5 años, tras una buena limpieza. También existen sistemas de revestimiento tintado que tienen una garantía de diez años y requieren un mantenimiento cada 15 o 20 años (como cualquier fachada exterior).

Por último, se puede utilizar pintura para un acabado más opaco, satinado, mate o brillante, en el color que elija. Es preferible optar por las pinturas al agua, que son más ecológicas y tan microporosas como las pinturas al disolvente. El revestimiento debe repintarse cada 10 años aproximadamente, pero esto depende de la calidad de los productos y de la exposición a la intemperie.

En realidad, una casa de madera no requiere más mantenimiento que un edificio de hormigón. La madera desarrolla una pátina a medida que envejece, pero no se deteriora y conserva todas sus propiedades siempre que se le dé un mantenimiento adecuado y regular.

Edicions locals